Mi abuela

73272_449287407908_4283428_n        Ahora que estoy comenzando a coser mis propios vestidos (y no es una metáfora, estoy empezando a coser literalmente) es imposible no pensar en mi abuela todo tiempo. Matizo esto último, porque creo que no he pasado un solo día desde que falleció que no pensara en ella y es que 24 años de convivencia dejan huella. Sus manos hicieron la mayoría de los vestidos que yo he llevado a lo largo de mi vida, formó parte de cada momento importante en mi casa, fue cómplice cuando había que hacerle la contra a mi madre y estricta cuando había que mediar entre sus dos nietas. Fue un pilar fundamental en nuestras vidas.  Cuando murió, me sumí en una profunda tristeza, llegué a pensar que no lo superaría, me considero extremadamente sensible con el tema de la muerte, tanto, que yo misma llego a definirme como inmadura en ese aspecto, ya que debo asumirla como parte de la vida. Pero el dolor, después de quemar por dentro, pasa y deja paso al recuerdo dulce y agradable.  De ese recuerdo y ese dolor, nació esta poesía que hace ya años escribí. No cuenta con los endecasílabos de Garcilaso, ni con el vocabulario de Caballero Bonald, pero os aseguro que le puse todo el amor que le tengo, que es mucho: 

Abuela

Cuando vi que te marchabas,
quise gritar de dolor,
pero nadie me escuchaba
ni entendía mi desazón.

Tus besos ya se esfumaban.
Ya no existía tu olor,
ni tus brazos, ni tus manos
me darán más su calor.

Tu melena larga y blanca,
en ese moño envolvió,
años tristes de una vida
que contigo se cebó.

Viste crecer a tu hija,
a tu hijo diste amor,
pero la suerte maldita
a la muerte lo entregó.

Sonrisas les regalabas,
resignaste tu dolor,
a todo aquel que con gracia
reconocía tu labor.

Tus manos de modistilla,
tus ojos, tu corazón,
siguen hoy en mi memoria,
al igual que está tu voz.

Aquí sigue tu familia,
recordando tus enfados,
tu carácter y alegría
como a otros, te añoramos.

Aun siendo tú la última,
que nos has abandonado,
no podemos olvidar,
a todos a los que amamos.

2 de Febrero 2011

Anuncios

3 pensamientos en “Mi abuela

  1. Pingback: Felices 95 | Vivir entre costuras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s