¡Llegaron las rebajas!

 Image

        HOY NO ES UN DÍA CUALQUIERA… ¡¡¡Hoy es día de rebajas!!!  No lo recordaba, hasta que esta mañana al pasar por el centro a las 9.15 más o menos, he visto a un montón de gente esperando que abriesen (a las 10) una famosa tienda, a la que no tengo ganas de hacerle publicidad. Desde ese momento, he estado pensado en la sociedad en la que vivimos. En las necesidades que nos crean, las costumbres que adquirimos con los años y en la mentira que nos hacen vivir.

        Las grandes superficies han creado campañas con las que nos llevan como corderitos a sus tiendas, sin hacernos preguntas como:¿de verdad lo necesito? ¿En qué podría utilizar el dinero que estoy gastando en esto que pronto dirán que no está de moda? Si no comprase lo que no necesito, ¿sería necesario que aguantase ciertas condiciones laborales?

        No piensen que no me gusta la ropa, todo lo contrario, miren el nombre del blog. O que no me gusta comprar, lo que es imposible habiendo crecido en una sociedad en la que las campañas publicitarias nos acompañan en la comida, en la conducción, en nuestras redes sociales… En cada rincón de nuestro consciente y nuestro subconsciente está el chip de: compra, compra, compra. Sin embargo, como dije en el post otras puntadas” crecer entre costuras y haber escuchado ciertas conversaciones en la sobremesa, me hacen vivir un poco al margen del mundo del consumismo exacerbado. No valoro la ropa tanto como aquel que no sabe cómo hacerla o el trabajo o no que lleva, e igual me ocurre con otros objetos que me gustan  pero se que no es necesario tenerlos. Pero, al margen de esto el momento en el que nos encontramos me hace replantearme algunas cosas. ¿Cómo es posible que en plena crisis todavía esperemos en frente de las tiendas antes de que las abran para ir a comprar como si no tuviésemos nada que ponernos? ¿Qué implicaciones tiene para los trabajadores? ¿De verdad es tanta la diferencia de precio?

        Hoy he ido a las tiendas. No he visto a nadie desnudo, así que la primera respuesta es negativa. Las implicaciones para los trabajadores son claras: más trabajo, más estrés y seguramente el mismo salario, aunque no cuento con datos concretos. Y con respecto a la última pregunta, no sé si es que no soy una compradora experta, pero tengo la sensación de que “la ganga” es para ellos, que el primer día de rebajas tienen la mitad de la tienda de “nueva temporada”, y ya nos están haciendo que le echemos un vistazo, si no compramos directamente.

        ¿Cómo logran engañarnos así?

         Si hoy buscamos “rebajas” en Internet salen cientos de noticias en las que se estima qué se gastará cada español, por ejemplo. Esta es la primera trampa. No todo el mundo gastará lo mismo, por supuesto, ni todo el mundo puede permitirse lo mismo, pero nos hacen creer que sí. Por otro lado, todas las fotografías muestran descuentos del 50%, del 70%, sin embargo, cuando pasas por la tienda, pocas prendas de calidad tienen un descuento tan generoso, pero una vez en el comercio es fácil caer en la trampa.

Image  Image

        Quizás las rebajas ya sean deporte nacional y quizás no hagan tanto mal como creo, sin embargo, hoy he llegado a la conclusión de que hacen con nosotros lo que quieren: primero nos ofrecen trabajos  con salarios vergonzosos y después nos llevan a comprar sus productos al precio que ellos le ponen. Logran que no nos cuestionemos si es lo que más nos conviene, si lo necesitamos o quién se beneficia de esta cultura consumista que tenemos.

        ¡¡Disfrutemos de las rebajas y hagámonos preguntas!! 

Anuncios

3 pensamientos en “¡Llegaron las rebajas!

  1. Sí que es cierto que en este contexto en el que vivimos en que cada día la vida resulta más cara, a mi no me entra en la cabeza que la misma gente que está padeciendo toda clase de calamidades por la falta de ingresos pueda permitirse el seguir con el mismo ritmo de vida con el que antes contaba.

    Como bien apuntas no todo el mundo gastará lo mismo por muy agresivas que las rebajas sean, pero en estos casos los medios de comunicación juegan un papel importantísimo, ya que sugestionan a la población sobre cual es la media de gastos para que tengan una especie de unidad de medida sobre la que decir si se han excedido o no en sus compras… terrorífico.

    P.S.: Si alguna vez te encuentras con una persona desnuda haciendo cola para ir a las rebajas… héchale una fotica almenos, que cuanto menos es curioso. Y si se trata de una zagala hermosa, llámame que ya si eso la ayudo yo a vestirse 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s