Microrrelato: El final

Hoy os dejo un microrrelato que escribí hace unas semanas. Ahí, olvidado entre miles de papeles, correos electrónicos y palabras sin sentido, ha estado esperando que alguien lo lea y ha llegado el momento. Espero que os guste.

 El final

“El aire ha secado las ramas, dejando sin agua el fruto de tus entrañas. Las raíces que antes agarraban en los corazones de los hombres que admiraban tu belleza, no son más que blancos cabellos pintados de mentiras que no engañan a nadie. La brisa arrastró tu olor, la sal arrugó tu piel. Hasta el sol te abandonó a estas alturas, dejándote sin sombra”. Rompió el espejo en que se veía cada mañana reflejada. Miró atentamente el cristal, se metió en la bañera, cortó sus muñecas y  mientras repetía estas palabras la pasión tiñó el agua y dejó todo el silencio.

Celia Carretero Cabañero

Abril 2014

IMG_6175

Campo de concentración de Dachau

 

Anuncios

4 pensamientos en “Microrrelato: El final

  1. Vaya, la pobre parece un juguete roto. Qué hubiera pasado al no ser capaz de cortarse las venas? Qué le ha hecho decidir que esa era la única solución?…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s