Una corona heredada, una democracia cuestionada

1501102_10152226409843867_4405391320397298290_o

Concentración en Plaza de Sol (Madrid) Por un Proceso Constituyente

El Rey abdica y todo el mundo se apresura a hablar de su historia monárquica, de sus fallos y aciertos, de su vida privada, etc. En una de esas tertulias en las que los componentes hablan del Rey, pregunta la presentadora: “¿Cómo llegó el rey a ser Rey?” Y una de las periodistas se apresura a contestar: “Pues llegó soportando con talante el divorcio de su hija, la imputación de su yerno, las acusaciones de caza…”.  Yo, atónita, hago un esfuerzo por no dar un volantazo en plena carretera, ante el intento, de esa periodista, de tomar por tontos a los oyentes. El Rey reina porque lo puso Franco, un dictador que mantuvo sometido a todo un país durante 40 años y no decir eso, es faltar a la verdad.

Desde ayer, la cantidad de programas e informaciones dadas sobre la corona, han saturado hasta a los pobres espectadores de “Hombres mujeres y viceversa” que reclamaban “su derecho a ver el programa” en twitter. Sin embargo, la mayoría de esas informaciones dan por hecho la sucesión, sin cuestionarse, en pleno siglo XXI, que no es  NADA DEMOCRÁTICO QUE UN PUESTO COMO EL DE JEFE DE ESTADO SE HEREDE. Olvidando estos medios la labor social del periodismo, que es, entre otras cosas, crear opinión pública, fomentar el debate y la diversidad de ideas, no someterse al poder establecido. De hecho, ha sido una cuestión más debatida a nivel internacional, que nacional.

Las redes sociales y la calle son el mejor barómetro para cuantificar qué opina la gente y desde la abdicación está claro: QUIEREN OPINAR. No voy a decir que quieren República, aunque en el año 2014 la mayoría de la población ya no cree en el “derecho divino” de una familia a ocupar un puesto de privilegios, inmunidad judicial y protección mediática. Sobre todo, porque ellos, esa mayoría de la población, viven con pagas pequeñas, una justicia para ricos y poca o ninguna información veraz sobre los asuntos que les incumben. Sí, quieren opinar, entre otras cosas, porque es lo que nos dijeron que se hacía en DEMOCRACIA, contar con el pueblo.  Pero no es así, el engranaje para la sucesión está en marcha, y  las calles llenas de protestas que pretenden ignorar.

Algunos defensores de la monarquía (gente más bien humilde que creen que esa familia está por encima de ellos y no entiendo por qué, ya que seguramente ellos mismos lo harían mejor que los borbones), están utilizando argumentos como: “esto es cosa de una izquierda radical”, sin saber que la monarquía también es defendida por muchos conservadores. También utilizan cosas como: “¡Qué fea es la bandera tricolor!” Sin saber, que los símbolos son eso, símbolos y que la España que hay que defender no es una bandera que cabe en un cajón. Unos cuantos medios de comunicación han optado por otra fórmula, el desprestigio de todos los políticos, logrando con ello que la gente diga: pues para poner a otro corrupto nos quedamos con Felipe. Obviando, en primer lugar, que la Casa Real también está implicada en varios delitos de corrupción, presuntamente. Y en segundo lugar, que no, que no todos los políticos son iguales y que para ello está la ciudadanía, para exigirles que se cumplan las leyes y si no lo hacen, echarlos con el voto. Pero con un Rey blindado, no hay quien después lo eche, como hemos visto con Juan Carlos y como, si no hacemos nada, ocurrirá con Felipe.bandera-republicana2

¿Por qué tanto miedo a dejarle al pueblo hablar? ¿Por qué tantas prisas para poner en marcha la sucesión? Ellos, mejor que nadie, saben que son una de las Instituciones peor valoradas en la actualidad y, aún así, se empeñan en imponérnosla. ¿Qué tipo de Democracia es esta? Un dictador nos impuso un Rey, y en una supuesta democracia nos quieren imponer otro, lo que evidencia muchas de las carencias de este sistema.

Muchos intentan asustar a la población relacionando república con un montón de sandeces, cuando la diferencia estribaría en que el pueblo podría escoger a su Jefe de Estado, podría sancionarlo en el momento que no se ajustase a la ley, podría cambiarlo cuando creyese necesario mediante unas elecciones, etc., etc. Así que dejen de hacer demagogia, y vuelvan la mirada a Alemania, Estados Unidos, Francia o Italia, países de referencia para otras cosas, y que hoy parecen olvidados. Recordar también, que la Constitución está para defender al pueblo, no para proteger al poder. Hay que tenerla en cuenta para los despidos, los desahucios, la corrupción y otros muchos asuntos, antes que para defender unos privilegios basados en la consanguinidad.

Para terminar, haré mención a los partidos políticos que hoy defienden la sucesión. Esos partidos, que hoy nos niegan el voto, el próximo año nos lo pedirán. Deberíamos de tener en cuenta que si están de acuerdo en que el Jefe de Estado lo sea por sucesión, como en la Edad Media, podemos adivinar qué tipo de política y políticos pretenden imponernos, serán igual de democráticos, igual de avanzados, de justos e igualitarios. 

OS RECOMIENDO LEER TAMBIÉN EL SIGUIENTE POST: La II República, hoy

https://vivirentrecosturas.wordpress.com/2014/04/11/la-ii-republica-hoy/

155511_10151138815977909_955944565_n

Anuncios

3 pensamientos en “Una corona heredada, una democracia cuestionada

  1. Pingback: Queridos Reyes Magos… | Vivir entre costuras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s