Un suspenso más a la educación en España

IMG_6349        Hoy, con Pamplona en plena fiesta, las carreteras con miles de idas y venidas y la venta de bañadores y toallas disparada, podemos decir que estamos de vacaciones. Los institutos ya están con los planes de estudio del próximo año, los universitarios comprueban las últimas notas y los futuros docentes esperan ansiosos saber si van a desengrosar la lista del paro, a pesar de que serán muy pocos los afortunados. Todos ellos, forman parte del sistema educativo español, ese que año tras año, suspende en el informe PISA.

        A lo largo de mi trayectoria académica he pasado por diferentes universidades y conozco otras por mi hermana, primos o amigos. En todas podemos encontrar cosas que funcionan a la perfección y otras que necesitan una reforma urgente. Lo mismo ocurre en los colegios, institutos… Sin embargo, los cambios que proponen los gobiernos de PP y PSOE no hacen sino empeorar la situación, en su intento de complacer a los poderes a los que sirven e ignorando a las verdaderas víctimas de esos cambios: los estudiantes. Hace poco leí los artículos de Roberto L. Blanco Valdés, profesor de universidad, sobre los exámenes y su mala ubicación en el calendario académico, con el que estoy completamente de acuerdo. Sin embargo, yo iría un paso más allá. Durante mi estancia en Alemania pude disfrutar de otro tipo de docencia y de evaluación. En la universidad de Múnich los exámenes no ocupan un primer puesto en la valoración, como ocurre aquí. Ello hace que los alumnos tengan que implicarse en las asignaturas de forma paulatina, preparando cada clase, debatiendo en cada hora de docencia y sobre todo, reflexionando sobre su aprendizaje paso a paso y tomando conciencia de la importancia de conocer y entender la materia, sin darle un puesto primordial a la memorización, que solo sirve para superar el examen, convirtiendo a la mayoría los alumnos en expertos en aprobar exámenes y no tanto en expertos en lo que estudian.

        Si continuamos pensando en la educación en España, veremos como en los últimos años ha decaído el prestigio de las humanidades en nuestro país. Preocuparse por “lo humano” ha dejado de ser prioritario. Lo que me hace preguntarme, una vez más, en qué tipo de mundo vivimos. Las humanidades son “menos rentables” a corto plazo, son las innovaciones tecnológicas las que nos hacen avanzar y lograr grandes beneficios, o al menos eso nos han contado. Sin embargo, no es difícil llegar a la conclusión de lo contrario observando la situación actual del mundo, sumido en una profunda crisis económica y lo que es más grave, de valores. Son las humanidades las que deben de sacarnos de esta espiral de corrupción y desgracia que nos domina, ¿por qué no les atribuyen la importancia que se merecen?
Está claro, porque ello haría que la gente se cuestionase todo el sistema, que sirve a una pequeña élite que es la que decide la educación debe de imperar.

        El individualismo ha calado en nuestra sociedad de manera desproporcionada. Pensar en tu familia cuando tienes que tomar una decisión, es un error según las convenciones sociales actuales. Pensar en los compañeros a los que despiden de un trabajo, es una irresponsabilidad, ya que pones tu puesto también en juego. Tener en cuenta la opinión de tu pareja, es  ser un calzonazos y proteger a los hijos es malcriarlos… todas estas ideas nos las han inculcado a los largo de los años, haciéndonos creer que es el único modo de avanzar, cuando repito, las pruebas nos llevan a lo contrario. Eso sí, nos separan de vínculos afectivos y nos acercan a priorizar los aspectos económicos, lo que nos hace más manipulables y nos pone al servicio de ese poder del que siempre hablamos.

        Ya estamos de vacaciones, ya hemos aparcado los libros y las agendas no volverán a estar repletas de notas hasta el próximo septiembre, a pesar de que tenemos muchísimos deberes por hacer. El primero y más importante: pensar. Pensar si queremos que nuestro sistema educativo siga siendo un epígrafe más de los programas electorales o un asunto de verdadera importancia. Pensar si queremos que siga reinando el individualismo en la sociedad en la que vivimos, permitiendo que nos devoren y se aprovechen de nuestra ignorancia. Pensar si de verdad estamos avanzando, porque yo cada vez lo dudo más. En uno de los programas que os dejo a continuación dijeron: “La economía se hizo para el hombre, no el hombre para la economía”, pero si hacemos nuestros deberes y lo pensamos: ¿De verdad es nuestra sirvienta o somos nosotros sus lacayos?

¡¡Felices vacaciones a todos!!

 

RECOMENDACIONES DEL POST:

– LA LEY DEL MÁS FUERTE

http://www.rtve.es/alacarta/videos/millennium/millennium-ley-del-mas-fuerte/2647114/

–  CUARTO MILENIO (EDUCACIÓN)

http://www.cuatro.com/cuarto-milenio/programas/temporada-09/t09xp36/Educastracion-conspiracion-educacion_0_1793925187.html

155511_10151138815977909_955944565_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s