Recuperar la dignidad humana

000_562924_456578304373907_1521450486_nHay un profeta en mi pueblo, de cuyo nombre no quiero acordarme, que hace ya muchos años dijo: “Vamos a salir todos trastornados”. Al sujeto en cuestión, siempre se le ha tomado por loco, sin embargo, cada día estoy más convencida de que es un gran sabio.

Vamos a terminar todos un poco desequilibrados por lo que estamos pasando, por lo que queremos pasar y por lo que seguramente pase. En una situación en la que el dinero es lo único que no abunda, las presiones de un sistema basado en las apariencias siguen haciendo mella en los ciudadanos que quieren “llegar a los mínimos” (expresión de otro personaje, menos sabio, que también tengo el gusto de conocer). Y, ¿qué son esos mínimos? TODO LO QUE TENGA EL VECINO, AMIGO, CUÑADO O CONOCIDO. Da igual cuál sea tu posición económica, tus cargas familiares o tus metas personales, TAMBIÉN TIENES QUE TENER LAS DEL OTRO. Esta es la gran sociedad que tenemos, basada en un sentimiento de anhelo constante de cosas materiales. ¿Hacia dónde caminamos? ¡¡¡HACIA LA LOCURA!!! Es imposible tener todo, no se pueden perseguir los sueños propios y los ajenos. La gran mayoría de la ciudadanía no puede poseer todo lo que desea, nunca han podido, pero todavía menos en la actualidad y ya va siendo hora de que nos demos cuenta de en qué liga jugamos y cuáles son nuestras posibilidades, porque si no es así, perderemos la poca dignidad que nos queda.

Cada día, desde que cogemos el coche por la mañana escuchamos decenas de noticias políticas, que yo llamaría más bien económicas, puesto que es en lo que se centra todo. Sin embargo, nadie habla de algo tan fundamental como RECUPERAR LA DIGNIDAD HUMANA. Fue una periodista griega en la radio la que pronunció estas palabras y, desde que las escuché, no he podido parar de pensar en esa frase: Recuperar la dignidad humana. ¿No es esa la meta que se debería de perseguir?

La dignidad humana es el derecho que tiene cada ser humano, de ser respetado y valorado como ser individual y social, con sus características y condiciones  particulares, por el solo hecho de ser persona. La historia nos muestra muchos casos en que la dignidad humana ha sido avasallada. Son ejemplos de ello la desigualdad social vigente en la Edad Media, los abusos del poder, o el holocausto. Justamente este último hecho hizo que se dictara la Declaración Universal de los Derechos Humanos  en 1948 que declaró a todos los seres humanos como iguales y libres en sus derechos y EN SU DIGNIDAD. Sin embargo, a pesar de que el reconocimiento de la dignidad humana siguió plasmándose en tratados internacionales y Constituciones nacionales, estamos en un momento en el que ESTÁ SIENDO VIOLADA DESDE TODOS LOS ÁMBITOS, incluso nosotros mismos, parece que estamos renunciando a ella.

Son muchos los escritores que estaban obsesionados con el tópico del paso del tiempo (fugit irreparabile tempus)  y con la necesidad de aprovechar el momento (carpe diem). Son siglos y miles de libros los que han pasado desde que algún literato dijo por primera vez: LA VIDA SE ACABA, VÍVELA DIGNAMENTE, PORQUE EL TIEMPO CON EL QUE CUENTAS ES MUY LIMITADO, pero, seguimos sin aprender la lección. Seguimos prestando cada minuto de nuestra existencia a unas exigencias creadas por un sistema que tan solo busca de nosotros exprimirnos, para que una pequeña élite sí pueda disfrutar el momento. ¿Cómo lo hace? A través de la publicidad, de la creación de líderes (deportistas, cantantes, modelos…), de los programas de prensa rosa en la que se nos muestra una realidad inalcanzable para la gran mayoría, etc. ¿Qué logran con ello? Que estemos dispuestos a todo por dinero.mahatma

 ¿Quiere esto decir que no tenemos que trabajar? No. Quiere decir, que tienen RESPETARNOS COMO SERES INDIVIDUALES Y SOCIALES CON UNAS CARACTERÍSTICAS PARTICULARES (como recoge la Declaración de Derechos Humanos) y sobre todo, ATENDER NUESTRAS NECESIDADES. La élite que nos muestran existe gracias a nosotros, al populacho que se levanta cada día a trabajar o los que nos levantamos para buscar un trabajo y a los que nos ofrecen condiciones verdaderamente vergonzosas. Debemos exigir que los medios de comunicación, culpables de la mayoría de ideas que tenemos insertadas en nuestras cabezas, muestren la realidad, la critiquen y nos ofrezcan alternativas y no sueños imposibles. ¿Quiere esto decir que no hay que emitir el fútbol, el sálvame o los desfiles de moda? No. Sino que también deben hacernos ver que ese es un mundo irreal y que nosotros, la gran mayoría, tenemos que luchar por sobrevivir, sin ensoñaciones de ese tipo. La vida es necesario vivirla de forma personal e íntima, atendiendo a las necesidades y sueños propios y no a las envidias y las apariencias, cuando seamos conscientes de ello, podremos reclamar la necesidad de recuperar la dignidad humana, si no es así, como dice el sabio de mi pueblo, acabaremos todos trastornados.

 frase-la-humanidad-la-educacion-y-la-libertad-son-bienes-preciosos-que-nunca-se-pagan-demasiado-caro-karl-kraus-171279

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s