¡POR LAS MUJERES, POR NOSOTRAS, LUCHADORAS INCANSABLES!

 ¿Es necesario seguir celebrando el día de la Mujer? Se preguntan algunas personas que parecen vivir al margen de la realidad social actual., es necesario, desgraciadamente.

        Ojalá y solo nos reuniésemos para celebrar que las reivindicaciones que llevamos haciendo desde hace siglos, se han logrado. Que la igualdad entre hombres y mujeres, (aunque a mí me gusta más dejarlo en igualdad humana, sin atender a razas, sexos, procedencia, clase…) sea real, pero llegados a este punto debemos de tomar conciencia, en especial las mujeres, de que es un derecho por el que hay que seguir luchando, porque estamos muy lejos de alcanzarlo.

         Hoy, en marzo del 2017, se nos sigue considerando el sexo débil y condenando por ser las designadas para una de las tareas más importante que hay en la vida: parir y asegurar la continuidad de la raza humana. Hasta el punto, que mujeres que han logrado alcanzar puestos de poder, como es el caso de la Presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, puede salir en televisión diciendo que prefiere mujeres menores de 25 o mayores de 45 para las empresas porque hay menos riesgo de que sean madres, y no ocurre nada. Pudo echar, como tantos otros, una vez más, peso sobre nuestros hombros, el de todas las mujeres en edad fértil, con toda impunidad, sin que la cesaran, sin que la denunciaran, sin que el próximo titular fuera su dimisión inmediata ante tal aberración.

        Hoy por hoy, todavía hay muchas personas que niegan las desigualdades salariales entre hombres y mujeres, a pesar de que las estadísticas en el 2014 decían, en medios tanto liberales como conservadores, que las mujeres cobraban un 16% menos que los hombres. En febrero de 2014 aparecía un informe de UGT en la que se decía que las investigadoras cobraban un 30% menos que los investigadores. Hace unos días el periódico El País, publicaba que una mujer tendría que trabajar 79 días más que un hombre para ganar lo mismo y así, un largo etcétera. Todo esto nos lleva un sinfín de problemas asociados a la feminización de la pobreza, la pérdida de independencia de la mujer…

11043084_10205607831250997_5585143622144760490_n           Que las universidades estén llenas de mujeres, poco les importa a los publicistas que siguen utilizándonos para dar la imagen más banal y superficial posible de nosotras. Tampoco entremos en los best seller y las películas más taquilleras del momento, en el que la sumisión de la mujer a los deseos del hombre es el núcleo central de la obra. Para que este fuera un día de celebración y no de reivindicación habría que ignorar que no baje el número de víctimas por violencia de género o que las jóvenes no sepan percibir, por falta de información y educación en las aulas y en sus casas, el maltrato.

        Podríamos continuar enumerando todos esos datos que nos indican que estamos lejos de vivir en una sociedad igualitaria. Lejos de poder dejar de reivindicar nuestros derechos el 8 de Marzo, y el resto de los días del año. Queda mucho para que cuando alguien diga ¿por qué celebrar el 8 de marzo en el siglo XXI? Podamos contestar: “porque fue el día que escogimos para celebrar que somos iguales y por fin lo entendemos todos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s