Amor natural

El microrrelato que a continuación os dejo ha sido seleccionado para su publicación en una antología dedicada al otoño y el invierno. Espero que os guste. 

oto cuenca

         Tras la calentura, llegaron los bailes. Se balanceaba tranquilo, mientras que el viento otoñal lo desnudaba. El invierno lo observó durante semanas. Parecía pintado en un lienzo blanco. Sus secos brazos buscaban al sol y a la lluvia que le devolverían su ropaje. Los pájaros sufrían pensando que su mejor apoyo podría marcharse hacia la nada, un lugar que ellos con su vuelo nunca habían logrado alcanzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s