¿Eres Sancho o Quijote?

   ee8a5bdcd1258a87c2d15b9dd88a6af5     Dicen que hay dos tipos de personas: las que les gusta la cerveza y las que no; las que te hacen perder el tiempo y las que te hacen perder la noción del tiempo; las que ponen el despertador diez veces y las que se despiertan al primer pitido; las que nunca están, pero siempre cuentan, las que están presentes pero no se les espera… Pero yo creo que Cervantes fue el que más se aproximó a una “dicotomía universal” sobre el tipo de personas que somos al crear a Quijote y Sancho.

        “¿Quién son los locos?” Decimos cuando nos encontramos con alguien que no cumple los cánones, pero a quien le tenemos cierto respeto o cariño y no queremos dejar como “desequilibrado”. Tratamos su personalidad con condescendencia asegurando que quizás somos nosotros los “trastornados”.

        ¿Es más cuerdo aquel que cree que el inmovilismo es la solución a todo? Según este tipo de persona, todo está inventado, acabado. Llevan al extremo ese realismo que no les deja ver más allá del presente, incapaces de contextualizar y ver qué podría haber ocurrido si las cosas se hubieran desarrollado de otro modo y qué podría cambiar, si el mundo pegase un gran giro.

          ¿Está menos equilibrado aquel que es capaz de ver los errores que le rodean? Aquel que quiere cambiar, mejorar, llegando incluso a inventar en su cabeza hipotéticas situaciones resultantes de acciones imaginarias.

          Le decía Quijote a Sancho en mitad de una de sus elucubraciones: “Como no estás experimentado en las cosas del mundo, todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles.” Y no puedo estar más de acuerdo.

         ¿Es soñar pecado en un mundo corrompido por la ambición económica? ¿Son los sueños materiales los únicos que se consideran alcanzables? Creo que, a mi pesar, sí. Cuando alguien habla de que le toque la lotería y comprar una isla plagada de sirvientes y cócteles de muchos colores, nadie lo toma por loco. Sin embargo, cuando alguien dice que es una pena que la felicidad se base en acumular cosas materiales, sí. Si una persona dice que “siempre hubo y habrá ricos y pobres”, se le da por bueno. Si alguien asegura que hay riqueza para cada habitante de este mundo y que todos podríamos tener satisfechas nuestras necesidades básicas y disfrutar de una vida plena y relajada se le llama idealista y a su sueño utopía. Despreciando así  su filantropía y su conciencia de igualdad social y justicia.

           ¿Qué ha pasado con los quijotes? Añoro cada día encontrarme con más personas que 765f8ee68eb8a5cab2a99ba9a2ea34c8quieran derribar molinos y sepan identificar esos poderes contra los que llevamos toda la historia topando. Esos contra los que habría que luchar para poder cambiar el orden mundial. ¿No podemos quijotizarnos como Sancho en la novela? Y empezar a cuestionar, a fantasear, a despertar nuestra creatividad para innovar y emprender acciones beneficiosas para la gran mayoría. ¿Dónde quedó el poder de la literatura de despertar conciencias? Que: “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.” ¿Está acaso la televisión haciendo la revolución opuesta? Decía Quijote que: “La virtud más es perseguida de los malos que amada de los buenos.” ¿Están eliminando con malas artes todo signo de integridad social?

         Demasiados Sanchos creados por una sociedad en la que el individualismo gana la batalla. Un sistema en el que implicarse en causas ajenas es para los quijotes, ignorados y llamados locos, por lo medios de comunicación de masas. Ya no es necesario quemar libros para acallar conciencias, les basta con llenar de mensajes vacíos nuestros televisores para que nos aletarguemos y no hagamos caso de algunos de esos mensajes que tan exquisitamente nos mandó Cervantes: “Por la libertad, así como por la honra, se puede y se debe aventurar la vida.”

        Y da igual cuánto se escriba después sobre amor y justicia, probablemente lo podremos encontrar en aquella “novelita” que ha recorrido mil veces el mundo, por las manos de millones de personas y que, sin embargo, seguimos ignorando, cuando debería de ser la Biblia que nos mostrara el camino de un hombre “loco” que demostró ver el mundo con la mayor cordura nunca conocida.

5823-frase-la-desgracia-de-don-quijote-no-fue-su-fantasia-sino-sancho-panzafranz-kafka

Anuncios

2 pensamientos en “¿Eres Sancho o Quijote?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s