La alumna díscola

frase-el-papel-politico-social-de-la-juventud-para-el-perfeccionamiento-de-la-comunidad-es-esencial-jose-luis-lopez-aranguren-190511

Contamos con un sistema educativo que nos anula nuestro criterio, las ganas de aprender, de investigar, de descubrir, nos mata la curiosidad con el primer “timbrazo” de la guardería. Ese ruido que nos obliga a dejar lo que estemos haciendo, por mi importante que sea para nosotros en ese momento, para ponernos a otra tarea y no lo hace de forma casual. El sistema nos prepara para un mundo laboral en el que contradecir a tu superior es lo último que se te debe de pasar por la cabeza. ¿Quién eres tú para cuestionar el statu quo? Nadie o al menos, eso nos enseñan.

En un mundo en el que hacer preguntas está mal visto, el inconformismo es tildado de radicalismo y la valentía de locura, intentar cambiar el detalle más ínfimo se convierte en una tarea titánica. ¿Dónde quedaron aquellos luchadores que eran capaces de identificar los males que acusaban a la sociedad en la que crecían y luchaban para mejorarla? ¿Dónde están las ansias de influir positivamente en el mundo que nos rodea? ¿Quién nos robó esos valores que nos definen como personas individuales con capacidad de raciocinio? ¿Hacia dónde caminamos sin las preguntas adecuadas? ¿Por qué tenemos tanto miedo a defender nuestras ideas, nuestro criterio, nuestras creencias, nuestros valores? ¿Qué tipo de educación tenemos  si a niveles universitarios el alumno malo sigue siendo aquel que se rebela, que cuestiona al profesor? ¿Qué queremos enseñarles?frase-es_para_mi_un_verdadero_placer_ver_a_la_terquedad_de_un_inco-albert_einstein

Hoy me siento especialmente orgullosa de la educación que he recibido, de mi familia y del ejemplo con el que he crecido. No es cuestión de ser un rebelde sin causa, es cuestión de hacer valer tu opinión y defender tu trabajo, tu tiempo y tu iniciativa. El apoyo de los míos nunca ha sido incondicional, han sabido criticarme y señalar los errores que he cometido, han dialogado mucho conmigo, me han regañado y me han dejado caer para que aprendiera la lección. Sin embargo, también me han inculcado que las jerarquías no siempre hacen que el sistema funcione, que debo mantener una mirada crítica ante todo lo que me rodea y que no puedo perder la ocasión de mejorar aquello que crea necesario, siempre con argumentos, trabajo y mucha educación. Hoy tengo que hacer mía esa frase que dice: “La escuela no es tu casa, pero tu casa sí es una escuela” y me siento muy orgullosa de las lecciones que he aprendido en todos estos años en mi casa, en la mejor escuela que pude tener. Ojalá hubiera más personas que no estén dispuestas a doblegarse a la primera de cambio, con la cosa más baladí, porque serán esos pequeños detalles los que acaben logrando grandes cambios y no pienso dejar de crecer y luchar en esa dirección. Nunca dejaré de ser la alumna díscola.

asdfwe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s