Cesáreo Carretero: “El miedo no se ha pasado todavía”

Conmemoración del 40 aniversario de la legalización del Partido Comunista de España (Entrevista incluida en el Olmo Rojo)

Por Adrián Cebrián y Celia Carretero

IMG_1914Las personas que estaban reunidas aquella tarde del 9 de abril de 1977 en la cerca de “El Rojo” en Madrigueras no sabían que terminarían la jornada festejando la legalización del Partido Comunista de España. Alrededor de 150 comunistas se encontraban en la asamblea que fue interrumpida al grito de: “¡Han legalizado el PCE!” Automáticamente la alegría inundó las calles de una localidad tradicionalmente de izquierdas. Militantes, simpatizantes y vecinos de Madrigueras celebraron aquella noche que ya eran legales, aunque ellos llevaban mucho trabajo a sus espaldas en la clandestinidad. Hoy, 40 años después, Cesáreo Carretero nos ayuda a reconstruir aquellos años.

Desde muy joven ya era miembro del Partido, con cerca de 20 años. Era muy común en aquel entonces hablar de política y de las condiciones laborales en las casillas de campo donde se juntaban a conversar multitud de jornaleros después de la faena y esa fue la mejor escuela para Cesáreo. En los bares era más complicado hablar de política, sin embargo la gente tenía en Madrigueras muy clara su posición ideológica. “Pienso lo mismo desde los 12 años. Con esa edad le dije a mi padre: nosotros les damos de comer a ellos” afirma Carretero. Mensaje que nunca debería de olvidar ninguna persona perteneciente a la clase trabajadora. La fuerza del trabajo es el poder.

Trabajo en la clandestinidad
En Madrigueras el partido estuvo operativo desde mucho antes de la legalización. Prueba de ello fueron los intentos por desarticularlo. Desde casi principios del régimen de Franco se llevaron a cabo varias redadas y detenciones. Dos de las que todavía se recuerdan en Madrigueras fueron las del año 1947 y el año 1957, que supusieron golpes duros para la estructura del partido. Alrededor del año 67 se volvieron a organizar en torno a dos células con las que intentaban dar a conocer su proyecto político al pueblo. A pesar del miedo que existía, cada vez la gente se escondía menos, todos sabían quienes pertenecían al partido y colaboran en la lucha. Una lucha llevada a cabo por decenas de jóvenes, hombres y mujeres, entre los que se encontraba Cesáreo Carretero. Algunos de los personajes más relevantes fueron Emilio Peseta como líder, junto con Eusebio. Asterio Leal ha sido siempre el encargado de mantener vivo el partido en Madrigueras. Siempre se ha preocupado y ha trabajado por ello, aunque son muchos los que han arriesgado su vida e invertido su tiempo en la lucha. En el futuro, intentaremos ir homenajeándolos a todos.

El Partido colaboraba activamente con asociaciones, cooperativas y con todas las iniciativas que creían que serían beneficiosas para los vecinos de Madrigueras y su organización era admirable. Las células estaban en contacto y muy coordinadas con los camaradas de Tarazona de la Mancha, Villamalea y Albacete, con los que hoy por hoy sigue habiendo grandes lazos de camaradería. Es muy larga trayectoria de asociacionismo y lucha vecinal de Madrigueras y no debemos olvidarla.

Una idea muy interesante con la que se explica la gran actividad política “izquierdista” que se vive en Madrigueras es la emigración que se experimentó en los 60 y 70 hacia Europa. “Madrigueras siempre ha sido un pueblo de izquierdas, pero los que volvieron lo hacían con unas ideas más progresistas y esto influyó en el arraigamiento actual de la izquierda en el pueblo”, asegura Cesáreo.

Militantes y simpatizantes
El partido contaba con muchísimos simpatizantes, más allá de los que tenían carné y eran propiamente comunistas debido al trabajo que se realizaba a nivel local. El PCE de Madrigueras contaba con 350-400 militantes y las juventudes con 60 personas aproximadamente. Una vez legalizado se organizaron en 5 agrupaciones distribuidas por barrios. Cada una contaba con un responsable de política, organización, finanza y prensa que a su vez estaban representados en el Comité. “Estábamos preparados para movilizar al pueblo en 1 hora”, relata Cesáreo con una amplia sonrisa en la que refleja el orgullo que siente al recordar aquellos años.

Cesáreo fue elegido concejal en las primeras elecciones municipales democráticas tras la dictadura, que se celebraron el 3 de abril de 1979, donde el PCE obtuvo 8 concejalías de 11 y siguió formando parte del equipo en la segunda legislatura. En la primera se platearon y llevaron a cabo algunos de los proyectos más importantes de la localidad: el centro de salud, el alumbrado público, arreglo de calles, creación de la banda de música, apoyo a asociaciones y cooperativas, apoyo a la creación del economato…

La sede del PCE de Madrigueras
La construcción de la sede del PCE forma parte de las grandes historias de Madrigueras. Constituyó un ejemplo de camaradería. Para la edificación de la sede los simpatizantes aportaron 2000 pesetas por cabeza o lo que podían. Hay gente que sin tener nunca el carnet colaboró económicamente. Eran comunistas, pero nunca se afiliaron. “Ver la realización de aquella obra fue un hecho admirable. Había cuatro personas trabajando todo el día y dejaban el material preparado para que continuaran los que, una vez terminada su jornada, colaboraban” recuerda con detalle Carretero. Llegaba a haber 30 personas trabajando por las noches. A la inauguración de la sede acudió Santiago Carrillo y por ella, año tras año, han ido desfilando la mayoría de los altos dirigentes del PCE.

Al preguntarle por el presente y futuro político declara: “El miedo no se ha pasado todavía”. El fallo que han tenido las últimas generaciones es que no han transmitido la cultura política que teníamos. La persecución fue tan violenta que el miedo a manifestarse de izquierdas sigue latente en la sociedad actual.

Hoy, 40 años después, es nuestra obligación recordar a aquellos que lo sacrificaron todo con valentía y honor. También a los que recogieron su legado y siguen hoy, a pesar de los años levantando la voz contra las injusticias y, por supuesto, a los que en un futuro serán llamados locos por defender el ideal marxista. Porque como dice Cesáreo Carretero acabar con el comunismo es fácil, solo hay que acabar con las injusticias, con el hambre, con la desigualdad… y así los comunistas ya no tendrán que luchar. Pero mientras eso no ocurra, parafraseando a Ernesto Guevara, siempre habrá un comunista que sea capaz de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo y por él, luchará.

Anuncios

Un pensamiento en “Cesáreo Carretero: “El miedo no se ha pasado todavía”

  1. Pingback: Entrevista a Cesáreo Carretero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s